España fue uno de los mercados europeos en los que más creció la compra de juguetes por Internet el año pasado, un 47%

Madrid, 16 de junio de 2021 – Las ventas de juguetes por Internet se dispararon en 2020 en España, impulsadas por el contexto de la pandemia de COVID-19, hasta alcanzar un peso del 36% sobre la facturación total del sector, según datos de la empresa de investigación de mercados The NPD Group.

En concreto, la venta online de juguetes creció un 47% respecto al año anterior, el mayor incremento registrado en los últimos cinco años y uno de los crecimientos más altos a nivel europeo, según el último Panel del Consumidor de NPD.

“El cierre de las tiendas durante casi tres meses y, una vez que reabrieron, la reticencia a frecuentar espacios cerrados, llevó a muchos españoles a estrenarse en la compra online. No solo un gran número de nuevos compradores se animaron a adquirir juguetes por Internet en 2020, sino que, además, el número de ocasiones de compra también creció un 60% en este canal”, destaca Cristina Pérez, analista experta en juguetes de NPD.

El desarrollo del comercio electrónico en el sector del juguete ha sido progresivo en los últimos cinco años: desde 2015 ha multiplicado por casi cuatro su facturación y ha pasado de una penetración de apenas el 10% a tener un peso tres veces mayor. Con el impulso del año pasado, el canal online –que venía anotándose unos cuatro puntos de cuota cada año–, ganó de golpe trece puntos en el mercado español de juguetes.

Pese a este gran avance, el peso del 36% alcanzado en España sigue por debajo de la media que arrojan las cinco grandes economías europeas (47%).

Los kidults ganan peso

Al margen de la fuerte aceleración de la compra de juguetes por Internet, el Panel del Consumidor de NPD también recoge la tendencia de crecimiento de los productos adquiridos para adultos: las ventas para el disfrute de los denominados “kidults” (mayores de 18 años) subieron un 12% en 2020, con los juegos como categoría estrella y con incrementos destacados asimismo en construcciones, puzles y juegos de cartas. Este grupo de población alcanza así una cuota del 14% en el mercado de juguetes, tres puntos más que el año anterior.

En el año en el que los españoles pasaron más tiempo en casa y tuvieron que buscar entretenimiento para todos los miembros del hogar, crecieron igualmente con fuerza (+29,5%) los productos comprados para “destinatario múltiple”, la mitad también de la categoría de juegos, que permite consumir tiempo en familia.

Si se analizan los datos desde la perspectiva del comprador, las compras para uno mismo aumentaron un 10%, con la incorporación de una gran cantidad de nuevos compradores. Las transacciones realizadas por los abuelos, en cambio, sufrieron la mayor caída (-24%), en un año en el que se redujeron drásticamente los encuentros familiares.



Press Contact